.

 

Boletín Informativo N° 1752 | Villahermosa, Tabasco a miércoles, 09 de agosto de 2017

Ciberpolicía atenta ante incremento de casos de difamación en redes sociales


  • Al no ser catalogado como un delito, se da orientación psicológica y apoyo técnico para solicitar la baja de las cuentas agresoras

     

    Ante el alto índice de denuncias recibidas por casos de difamación en redes sociales, la Unidad de Investigación de Delitos Informáticos (UIDI) ha apoyado a las personas afectadas con orientación psicológica y soporte técnico para solicitar la baja de las cuentas agresoras.

    Así lo explicó la titular de esta unidad perteneciente a la Fiscalía General del Estado (FGE), Ofelia Sánchez Frías, al advertir que se reciben hasta 10 denuncias por difamación de manera semanal.

    Recordó que desde el 2014 ya no existe el delito de difamación en nuestro Código Penal, por lo que la única forma de proceder legalmente es por daño moral ante la vía civil.

    Sánchez Frías aclaró que esto, sin embargo, “es algo complicado porque para poder actuar se debe conocer quién es la parte que está causando el daño y muchas veces se actúa con cuentas falsas en redes sociales”.

    Por ello, la encargada de la policía cibernética de la FGE subrayó que la atención que se otorga a quienes son víctimas de esta conducta es principalmente con orientación para evitar que estos casos crezcan.

    “Tuvimos una ocasión un caso de un niño que acusaba a otro en redes falsamente que era un violador y el niño fue agredido, causándole daño psicológico”, relató al explicar que gracias a la intervención de esta autoridad se evitó que continuara el también denominado ciberbullying.

    Dijo que, si bien la difamación no se puede investigar como hecho criminal, estas prácticas pueden derivar en otras conductas ilícitas que podrían tener repercusiones como la apología del delito o la inducción al suicidio.

    Ofelia Sánchez afirmó que parte de la atención que se otorga a los ciudadanos que recurren a la Fiscalía es que se les ayuda a denunciar ante Facebook, Twitter o Instagram las cuentas para que estas empresas las den baja por incumplimiento de sus políticas.

    “Aquí lo preocupante es que los niños están copiando actitudes de los adultos, lo cual es un reflejo del deterioro del tejido social”, expresó al resaltar que otra de las acciones para evitar más casos de difamación son las pláticas que lleva la UIDI a las escuelas para hacer conciencia en los alumnos.

    Finalmente, mencionó que la mejor manera de prevenir casos de difamación es no compartir datos personales en redes, cuidar la privacidad de nuestras publicaciones y, en caso de detectar a algún abusador, reportarlo ante los operadores.